ABONADO Y FLORACIÓN

Abonado y Floración

La floración es el momento culminante para algunas especies de árboles.

En general, podemos decir que el abonado excesivo perjudica la floración y el cuajado de los frutos, ya que incita al árbol a desarrollar yemas de vegetación.

Por eso, es muy importante regular el abonado en estos árboles, especialmente en los que el objetivo es además obtener frutos.

Si queremos que nuestros árboles florezcan bien, lo más importante es el abonado de otoño.

Como norma general, no abonaremos los frutales hasta que los frutos hayan cuajado, hasta que estos empiecen a consolidar su desarrollo. Y, aún así abonaremos controladamente, ya que un exceso de abono puede hacer que nuestros árboles suelten sus frutos.

El tipo de abono que usaremos en los frutales y árboles en flor es también distinto del que usaremos en los demás árboles: utilizaremos abonos ricos en fósforos y potasio y bajos en nitrógeno.

Para abonar bien los árboles de flor, es imprescindible saber cuando forman las yemas de flor. Durante este periodo, evitaremos los abonados fuertes, ya que podrían incitar al árbol a formar yemas de flor.

En la siguiente página encontraremos una tabla de la época de floración y de formación de las yemas de flor.

Otros Abonos

El abono básico para los bonsai son las bolas de abono orgánico, formadas de pasta de soja sola o mezclada con harina de carne o pescado.

Los árboles prefieren cantidades de abono regulares, a oscilaciones grandes en la cantidad de nutrientes.

Si abonamos con abono químico, usaremos poca cantidad pocas veces, antes que mucha cantidad pocas veces. Pero la dificultad del control de su aplicación hace aconsejable el empleo preferente de las bolas, que se van disolviendo lentamente, al del abono de base.

Entre los abonos químicos, los preferidos por los cultivadores de bonsai, por su homogeneidad, son los abonos solubles, se pueden aplicar también por vía foliar.

Una alternativa al empleo de los abonos químicos es disolver la bolas de abono en agua y regar con este jugo.

Obtendremos así un abono orgánico de alto rendimiento, pero que como químico, tendrá una duración efímera.

Prohibido Abonar un Árbol así

Cuando veamos que la superficie de la maceta  se llena de hepáticas, debemos pensar inmediatamente que la tierra está demasiado encharcada, con lo que las raíces no pueden estar en buen estado.

Si abonamos un árbol así, el fracaso es seguro.