LABORES

ENERO

  • Con la llegada del verano, llega el período vacacional, por lo que deberemos tener ya prevista la autosuficiencia de nuestra colección de bonsáis (riego automático, vecino, amigo).
  • En este período del año el riego es, sin duda, la operación que no descuidaremos en absoluto; pero no es lo único que hay que tener en cuenta con motivo de las vacaciones.
  • Además de regar, no podemos olvidarnos de operaciones como pinzar, desalambrar, quitar malas hierbas , sombrear los árboles más susceptibles a los rayos del sol, etc.
    Como ves, antes de iniciar las vacaciones realizaremos una serie de operaciones para que al regreso no nos encontremos con ninguna sorpresa desagradable.

CULTIVO:

En general, deberemos seguir cultivando con los mismos criterios del mes anterior (diciembre):

  • Controlaremos de un modo constante, casi obsesivo, para evitar que nuestros bonsáis pasen sed.
  • En esta época del año, debido a las altas temperaturas, los árboles desaceleran su crecimiento.
  • Por este motivo, durante el verano detendremos el abonado.
  • Si tenemos olmos, arces,hayas, azaleas u otras especies de hoja ancha , deberemos evitar que estos árboles sufran demasiada insolación.
  • Las altas temperaturas, junto a los fuertes rayos del sol veraniego, pueden provocar que las hojas se quemen.

OPERACIONES:

  • Equilibrar el vigor del árbol (especialmente en las partes altas), mediante el pinzado o poda en verde.
  • Hay que estar atentos en el alambrado, sobre todo en las ramas más vigorosas y en el nacimiento de éstas.
  • Antes de que se empiece a clavar el alambre, deberemos realizar el desalambrado.
    Vigilar la posible aparición de plagas veraniegas (oidios, araña roja…), y actuar de inmediato con el tratamiento adecuado.
  • Podemos defoliar aquellos árboles que lo requieran.
  • Deberemos asegurarnos de que nuestro árbol a defoliar responde bien a esta técnica y estará extremadamente vigoroso.
  • Después de defoliar podemos, si lo deseamos, alambrar.
  • Eliminaremos aquellos brotes innecesarios que aparezcan tras el defoliado.

NO es el mejor momento para:

  • Abonar.
  • Podar fuertemente.
  • Trasplantar.
  • Frenar el crecimiento, es decir, suprimir elementos en tronco o ramas que queramos engrosar en nuestros bonsáis en formación.
  • Posponer operaciones que se deben hacer en su momento; el tratamiento con fitosanitarios y el desalambrado.

FEBRERO

  • En nuestro clima, los primeros quince días de febrero suelen ser una continuación del mes de enero.
  • Por lo tanto, deberemos seguir los mismos consejos de cultivo del mes anterior.
  • En la segunda quincena de febrero, en general, el calor deja de ser tan intenso y el riego podrá espaciarse algo más.
  • Marzo se acerca, y la humedad se va incrementando.
  • Así pues, estaremos atentos al posible cambio de tiempo y adaptaremos el cultivo a las nuevas necesidades de nuestros bonsáis.

CULTIVO:

  • Durante la primera quincena, aproximadamente, habrá que cultivar siguiendo las mismas pautas del mes anterior.
  • Controlar el riego rigurosamente.
  • Sombrear aquellas especies que lo requieran.
  • Vigilar la aparición de parásitos u otras enfermedades fúngicas durante la segunda quincena.
  • Seguir regando cuando sea necesario.
  • La demanda de riego puede que disminuya, pero ¡no deberemos bajar la guardia!

OPERACIONES:

En el mes de febrero podemos seguir realizando las mismas operaciones del mes de enero:

  • Equilibrar el vigor del árbol
  • Controlar el alambrado.

NO es el mejor momento para:

  • Abonar.
  • Podar fuertemente.
  • Trasplantar.
  • Frenar el crecimiento, es decir, suprimir elementos en tronco o ramas que queramos engrosar en nuestros bonsáis en formación.

MARZO

  • El verano pone su punto y final en Marzo.
  • Si en Febrero nos hemos marchado de vacaciones la primera tarea a realizar en Marzo será la revisión de nuestros árboles.
  • Seguro que ellos nos habrán echado de menos y podremos observar señales inequívocas de nuestra marcha: brotes más largos de lo normal, malas hierbas, hojas secas, algún alambre a punto de clavarse en la corteza, igual alguna plaga incipiente, etc.
  • Hay que volver a la disciplina del cuidado de nuestros bonsáis.
  • En este momento del año, los bonsáis tienden a frenar su crecimiento en longitud, utilizando los nutrientes sintetizados para lignificar tejidos y almacenar reservas para la brotación de la primavera siguiente. Por lo tanto, deberemos abonar sin estimular el crecimiento en longitud de brotes tardíos.
  • Para ello, no abonaremos con abonos ricos en nitrógeno ni realizaremos podas en verde o pinzados fuertes.

CULTIVO:

  • A medida que vayamos entrando en otoño, el tiempo entre riegos se irá espaciando.
  • Abonaremos con abono rico en fósforo (P) y potasio (K), pero bajo en nitrógeno (N).
  • Propocionaremos también un abono que contenga micronutrientes: azufre (S), hierro (Fe), magnesio (Mg), calcio (C), manganeso (Ma).
  • De este modo, evitaremos que en la siguiente primavera se observen brotaciones carenciales.
  • Hacia mediados de mes, deberemos ir retirando el sombreado de aquellos bonsáis que hayamos protegido durante el verano de los rayos del sol.

OPERACIONES:

  • Vigilar el alambrado, ya que éste es un período de lignificación de tejidos y, por lo tanto, de engruese de tronco y ramas y el alambre se clave.
  • Como viene siendo habitual en los períodos más cálidos, hay que estar atentos a la aparición de plagas.
  • En esta época, las más comunes son las mismas que en la primavera: pulgón, cochinilla, orugas, etc.

NO es el mejor momento para:

  • Abonar con un abono muy rico en nitrógeno (N).
  • Podar fuertemente y pinzar de un modo exhaustivo.
  • Estas acciones podrían provocar brotaciones tardías en un momento en el que el bonsai no debe gastar, sino guardar reservas para el invierno.

ABRIL

  • Como ya hemos comentado previamente, el otoño es el momento del año en el que el árbol se dedica a guardar reservas para la brotación de la siguiente primavera.
  • Por este motivo no se aconseja podar ni pinzar de un modo fuerte.
  • Suprimir hojas en otoño significa reducir el número de elementos fabricantes de energía y, por tanto, de reservas para la brotación primaveral. Así, es más aconsejable que esperemos a la llegada de Agosto para podar.

CULTIVO:

  • Seguiremos las mismas pautas que en el mes anterior.
  • Iremos espaciando el riego a medida que los bonsáis nos lo indiquen.
  • Abonaremos según las indicaciones del mes de Marzo.

OPERACIONES:

  • En Abril, podemos revisar los acodos que hayamos realizado en primavera.

NO es el mejor momento para:

  • Eliminar cualquier cantidad de hoja (salvo la aparición de brotaciones tardías), ya que esta acción significaría debilitar al árbol en mayor o menor medida.

MAYO

  • Ya se puede separar más el riego, día por medio.
  • Algunas plantas están sin hojas y comienzan el receso, en este caso se puede podar el árbol de hoja caduca.
  • Para favorecer la brotación interior en las confieras, se pueden sacar las hojas viejas que se colocan café.

JUNIO

  • Sacar los abonos viejos y tirarlos al jardín.
  • En esta época no se debe fertilizar, para que la planta tenga un buen proceso invernal.
  • El riego se puede hacer más distanciado, cuidando que el sustratono se seque completamente.
  • Se inicia la época de trasplante usando el suelo granulado: el más grueso abajo, el mediano en sector medio de la maceta y el más fino en la parte superior.
  • Elegir una maceta de acuerdo a la especie y al estilo de la planta.

JULIO

  • Es igual que el mes de Junio, pero en las confieras se debe aprovechar de sacar las hojas viejas.

AGOSTO

  • Época de floración de los ciruelos.
  • Las ramillas se deben podar inmediatamente después que cesa la floración a fines del mes de agosto.
  • La poda se hace en la primera ramilla notoria o hinchada que floreció, al igual que en el mes de junio y julio: podas, trasplante, riego y podas.
  • Empezar a observar el riego.

SEPTIEMBRE

  • Si hemos seguido los consejos para los meses de julio y agosto, tenemos ya todo aquello que nos hacía falta para los trasplantes de este año(tiestos, alambre, tierra, etc.).
  • Incluso, a finales de julio, ya hemos empezado a trasplantar los árboles de hoja caduca.
  • De modo, que en agosto debemos continuar con la “operación trasplante”.
  • Si tu colección de bonsai es algo extensa, no te agobies, y aplica el “Método de las Prioridades”.- Separa tus árboles por grupos:
    1. Caducifolias: prunus, olmos, arces, etc.del 15 de agosto al 15 de septiembre
    2. Perenne anchas y coníferas: boj, pinos, juníperos, etc. – del 15 de septiembre al 15 de octubre
    3. Árboles de clima templado y tropicales : olivos, ficus, serisas, etc.- del 15 de octubre al primeros días de noviembre-Hay que empezar por los más urgentes del primer grupo y seguimos según prioridades.
  • A mitad de septiembre ya habremos acabado con el primer grupo.
  • Si no fuera así, quedarán aquellos árboles que pueden esperar al año siguiente y, entonces, serán los más urgentes de ese año.
  • Al llegar a mediados de agosto, seguiremos con los más urgentes del segundo grupo.
  • Mientras tanto, ya habrá llegado octubre, mes que seguiremos con los trasplantes.

CULTIVO:

  • Debemos situar los bonsai al sol para que broten de un modo vigoroso y equilibrado.
  • Vigilaremos el riego, sobre todo, de aquellos bonsai recién trasplantados.
  • Podemos empezar a abonar con normalidad los bonsai en formación, pero habrá que esperar 15 días después del trasplante, si es que han sido trasplantados o piensas hacerlo.
  • Realizar un tratamiento preventivo con un insecticida específico contra pulgones y cochinillas en los bonsai susceptibles a estos parásitos.
  • Si el tratamiento ya es curativo, éste debe repetirse hasta tres veces a intervalos de 10 días.
  • En ambos casos, añadir un mojante para aumentar la efectividad del tratamiento.

OPERACIONES:

  • Acabar de podar, alambrar y trasplantar los árboles de hoja caduca (los del grupo 1).
  • Seguir podando, alambrando y empezar a trasplantar las persistentes de hoja ancha y coníferas (grupo 2).
  • En las coníferas, la señal del momento idóneo para el trasplante nos vendrá indicado por el inicio de su actividad de copa.
  • Si tenemos previsto realizar algún injerto, es ahora el momento ideal de realizarlo.
  • Los injertos se realizan generalmente poco antes de que la rama o púa a injertar inicie su brotación.
  • También podemos hacer un acodo, aunque es preferible realizarlo a principios de verano (diciembre), una vez el árbol se haya vigorizado por completo y sus hojas producen un gran número de auxinas (hormonas de crecimiento).

NO es el mejor momento para:

  • Abonar los bonsai en face de refinamiento.
  • Es preferible que broten con sus propias reservas; así su brotación será más uniforme y fina.
  • Frenar el crecimiento de los bonsai en formación.
  • No deberíamos suprimir elementos como ramas, brotes, hojas, etc., en aquellas ramas o troncos que queramos engrosar .
  • Este mismo criterio servirá para recuperar un sistema radical debilitado.

OCTUBRE

  • Empezamos el mes de Octubre siguiendo con los trasplantes de las perennes anchas y coníferas (grupo 2).
  • A mediados de octubre, si no nos ha dado tiempo de trasplantar algún árbol perteneciente a este grupo, lo dejaremos para el año siguiente y, entonces, será uno de los prioritarios a trasplantar.
  • Así, sin perder el ritmo, a mediados de octubre dejaremos de trasplantar los árboles del grupo 2 y empezamos con los del grupo 3: árboles de climas templados y tropicales (olivos, ficus, etc.).
  • La naturaleza de estos árboles permite que se trasplanten cuando la temperatura es algo más templada.

CULTIVO:

  • Abonar con normalidad todos los bonsai.
  • En el caso de semillas y esquejes, este abonado será suave.
  • Proporcionar micro elementos: sobre todo hierro (Fe) y magnesio (Mg).
  • La carencia de estos dos micro elementos produce rápidamente síntomas de clorosis (las hojas se vuelven de color amarillo).
  • Estos micro elementos son fácilmente asimilables por las plantas si se aplican en forma de “Quelatos”.
  • Hay que estar alerta respecto a las enfermedades (incluidas las carenciales).

OPERACIONES:

  • Acabar de trasplantar las persistentes anchas y las coníferas.
  • Empezar a trasplantar los árboles de clima templado y tropicales.
  • Equilibrar la brotación: seleccionar los brotes, pinzar los árboles en fase de refinamiento y podar en verde los árboles en formación para frenar las zonas más vigorosas, en beneficio de las más débiles.
  • Vigilar la aparición de malas hierbas, eliminándolas antes de que sean una plaga.
  • El alambre puede empezar a clavarse en aquellas ramas que más estén creciendo.
  • Seleccionar los frutos que permanecerán en el árbol, en los bonsai que ya hayan cuajado (manzano, pyracantha, crategus, etc.).
  • Ralear o seleccionar los brotes de flor que llegarán a abrirse en rododendros, azaleas, etc., dejando un máximo de dos yemas florales.

NO es el mejor momento para:

  • Frenar el crecimiento en tronco o ramas que queramos engrosar(en bonsai en formación).
  • Por tanto, no suprimiremos; ramas, brotes, hojas, etc., en estos bonsai.

NOVIEMBRE

  • Con la llegada del buen tiempo, es el momento de disfrutar del trabajo hecho.
  • Atrás queda quedaron los meses de labor intensa: trasplantes, podas, alambrados, etc. Y ya es hora de salir a la terraza a gozar del buen tiempo, junto a tus bonsáis.
  • El invierno (periodo de reposo) ha sido el momento oportuno para estudiar la estética de nuestros bonsáis; y ahora la primavera (período activo), es el momento adecuado para el cultivo.
  • Debemos aprovechar este período del año para la observación continuada del crecimiento de nuestros árboles y así obtener valiosa información sobre las características de cada especie y de cada árbol, en particular.
  • De este modo, conoceremos las necesidades de nuestros bonsáis y las correcciones que deberemos aplicar en el futuro.

CULTIVO:

  • En este momento del año, deberemos prestar especial atencióna los intervalos entre riegos que se hacen más cortos (una, dos o más veces al día).
  • Tenemos que estar muy atentos a las posibles enfermedades carenciales que vienen indicadas por la coloración atípica de las hoja.
  • También estaremos alerta de las posibles enfermedades funcionales,indicadas por una deshidratación de las hojas o puntas muertas.
  • Con el buen tiempo, los insectos u hongos también retoman su actividad.
  • Habrá que vigilar si apareciera alguna deformidad, mancha o melaza en brotes y/o hojas (enfermedades parasitarias).

OPERACIONES:

  • Debemos mantener el equilibrio en todos los elementos del bonsai (ramas y brotes). Esto lo conseguiremos mediante un buen cultivo y el pinzado o la poda en verde (ya sea en bonsai formados o en bonsai en formación)
  • Habrá que desalambrar aquellas ramas en las que el alambre se esté empezando a clavar.
  • Terminar los trasplantes de las especies tropicales (ficus, etc.)
  • Abonar con normalidad, especialmente los bonsáis en formación, con abono orgánico y proporcionar también micro elementos (hierro, magnesio, manganeso, etc.).
  • Eliminar aquellos brotes que salgan en lugares que no interesan.
  • En algunas especies caducifolias de hoja ancha, como los arces, ginkgos, liquidambar, prunus, etc., las hojas demasiado grandes, que se encuentran situadas en el exterior del árbol, impiden que el sol llegue a los brotes interiores.
  • Por tanto deberemos cortar por el pecíolo estas hojas.
  • En el caso del haya es preferible cortar estas hojas por la mitad.
  • Eliminar las malas hierbas que vayan apareciendo.
  • Situar al exterior los bonsai tropicales.
  • Podemos aprovechar los días soleados para limpiar la madera muerta con papel de lija o la fresa adecuada y aplicar el polisulfuro de calcio.

NO es el mejor momento para:

  • Realizar podas severas (podas de formación o madera).
  • Trasplantar.
  • Frenar el crecimiento, es decir, suprimir elementos en tronco o ramas que queramos engrosar en nuestros bonsáis en formación o recuperar un sistema radical debilitado.

DICIEMBRE

  • En el mes de diciembre, dependiendo del clima de tu zona, el calor ya empieza a ser intenso. Por este motivo, el riego no debe descuidarse ni un solo día.
  • El sol empieza también a irradiar con fuerza, por lo que deberemos pensar en buscar un sombreado para resguardar a las especies más sensibles al sol. (arces, hayas, carpes, ginkgos, olmos, etc.), en los días más calurosos.
  • Ahora es el momento de empezar a planear el período vacacional.
  • Habrá que decidir si instalamos el riego automático o, por el contrario, confiamos en algún familiar o amigo para que nos mantenga el riego diario de nuestros bonsáis.
  • Otra opción puede ser trasladar todos nuestros árboles a un centro con servicio de “guardería”. Sea cual sea el método que elijas, ¡asegúrate de que no te va a fallar!
    Jardín Kyoto cuenta con este servicio.

CULTIVO:

Básicamente, debemos continuar con las mismas pautas que en el mes anterior:

  • Regar tantas veces como sea necesario.
  • Seguir abonando
  • Continuar controlando el cultivo: vigilar la aparición de enfermedades, observar los nuevos brotes, etc.

OPERACIONES:

  • Pinzar para mantener el equilibrio del vigor entre las diferentes zonas del árbol.
  • Dejar crecer libremente aquellas ramas o troncos que queramos engrosar.
  • Desalambrar aquellas ramas en las que el alambre se clave.
  • Eliminar los brotes que salen en lugares inoportunos.
  • Si habíamos pensado en realizar algún acodo, ahora es el momento ideal para llevarlo a cabo.
  • Alambrar aquellos brotes nuevos que hayan alcanzado el grueso necesario para ser alambrados.
  • Según el clima, los rhododendron (azaleas) florecen entre la segunda mitad de noviembre o primera de diciembre.
  • Cuando el 70% de la floración esté marchita, hay que eliminar todas las flores y, si es necesario, se efectuará la poda y/o trasplante.

NO es el mejor momento para:

  • Podar fuertemente.
  • Trasplantar.