SUISEKI

El suiseki son piedras paisaje en que el observador usando al máximo su imaginación hace que una piedra sea una montaña, una isla, una figura humana o animal.  Muchas veces se usan también para acompañar los bonsái y así lograr aumentar su naturalidad.

Tipos de Rocas

La cuestión más práctica y básica para cualquier persona que quiere iniciarse en el arte del suiseki es saber que tipos de piedras son los más apropiados para conseguir un suiseki y donde se encuentran. Para responder esta pregunta es que diremos que existen varias clases de piedras en la naturaleza, y luego entender cuáles son sus características, para entender cómo y por qué unas piedras sirven y otras no.

Como definición, diremos que las rocas son varios minerales, y como resultado final de diferentes procesos geológicos, y que, básicamente, se clasifican en tres tipos: ígneas o magmáticas, sedimentarias y metamórficas.

Rocas ígneas o magmáticas
Son las que se forman cuando la roca fundida o magma se enfría y se solisifica, como por ejemplo las rocas volcánicas, el granito, etc. Generalmente están formadas por mezclas de de diferentes minerales cristalizados, en diferentes granulometría, y sin formar capas o estratos, sino masas compactas.

Rocas Sedimentarias
Son las rocas que se acumulan de sedimentos de otras rocas, restos de animales o plantas. Que son sometidos a procesos físicos y químicos y dan lugar a otras rocas más o menos consolidadas, como por ejemplo calizas, dolomías, turbiditas, yeso, etc. Por lo general se hayan szueltas o compactadas, y dispuestas formando capas o estratos redondeados o angulosos, de las piedras originarias que las han formado, así como restos fósiles. Además muchas dxe ellas son solubles en agua y/o reaccionan ante la presencia de ácidos.

Rocas Metamórficas
Son las que se forman a partir de otras rocas cuando quedan sometidas a altas presiones, altas temperaturas o a un fluido activo, provocando cambios en su composición (metamorfismo), como por ejemplo el mármol, pizarras, cuarcitas, etc. Generalmente son muy compactas y duras, con estratos muy heterogéneos, deformados y comprimidos, como huellas de las fuerzas de compresión que las crearon, y con minerales muy característicos como granates, andalucitas, etc.

Una vez enumerados y descritos los tres grandes tipos de rocas, las más adecuadas para lograr un suiseki, independiente del tipo de roca que se trate es que sean duras y compactas, y con formas que nos recuerdan un paisaje, escena de la naturaleza u objeto relacionado con ella como animal o persona.

Forma o silueta
Esta es una característica principal y fundamental que nos servirá como primer filtro para recoger o desechar una piedra; es decir no sirve de nada que una piedra solo sea bonita, dura, compacta de textura atrayente, etc. Debe tener una forma o silueta que se asemeje a un paisaje, escena u objeto relacionado con la naturaleza. Así que no recojas material por recoger, para luego tirarlo es casa.

Dureza
Esto es algo fundamental, que no se pueda rayar o sea muy difícil de hacerlo con una cuchilla es que nos ayudará a recoger piedras con la dureza suficiente, que nos permitirá limpiarlas sin dificultad y no dañarlas.

Grano fino y compacta
Desde el punto de vista del desgaste que produce la erosión, lo más importante es que la piedra sea lo más compacta posible, algo que viene determinado por el tamaño del grano que la compone. Por lo tanto nos interesarán las piedras de grano fino y compactas como las pizarras, cuarcitas, turbiditas, basaltos, etc. Siendo más complicado encontrar piedras con formas interesantes en las de grano medio o grueso.

Ahora que tenemos los requisitos fundamentales para que una piedra pueda ser considerada un suiseki, entenderemos mejor qué clase de piedras de cada tipo de rocas, son las más idóneas para conseguir un suiseki.

La mayor probabilidad es encontrar una roca sedimentaria. De entre ellas, las que más nos podrían interesar son los paisajes y las formas humanas, buscando entre las más duras y compactas destacando las rocas detríticas, como turbiditas, pizarras, areniscas, conglomerados, y las rocas ferresas como las limonitas, formadas por procesos de meteorización de depósitos de hierro. No nos interesan las sedimentarias blandas como las carbonatadas, las calizas, dolomías o pizarras blandas. Tampoco las llamativas en sus colores como las turquesas, calcedonias, ágatas ni las formadas por seres vivos como carbones ni fósiles.

Las rocas ígneas o magmáticas son las más difíciles de encontrar para suiseki, las más interesantes son los basaltos, dioritas, grabos, etc. De grano muy fino y compacto, y no merece perder el tiempo buscando en zonas con granitos, pegmatitas, peridotitas, obsidianas, lavas, piedra pómez, etc.

Entre las rocas matamórficas, nos podría interesar buscar en zonas con cuarcitas, pizarras, etc. Así conseguir ejemplares de Dan-seki (piedra o terraza Doha-ishi) piedra ladera y kuzuraya-ishi (cabañas) o Doha–ishi) piedra ladera y Kuzuya-ishi (cabañas)